Los problemas de almacenamiento de grasa pueden aumentar el riesgo de diabetes

Las personas pueden almacenar tejido graso de diferentes maneras y en diferentes lugares, tales como en las piernas y los brazos.

Si bien esto puede ser cosméticamente desagradable, es más saludable que el almacenamiento de grasa en el abdomen (conocida como grasa visceral), especialmente alrededor del hígado y el páncreas.

Este tipo de distribución está asociado con resistencia a la insulina, donde las células en el cuerpo no responden a la hormona insulina lo que produce la diabetes tipo 2.

Esta diferencia en la distribución de la grasa podría explicar en parte por qué no todas las personas obesas desarrollan la diabetes tipo 2, y por el contrario por qué algunas personas de peso normal desarrollan la diabetes tipo 2.

Leer más sobre: Las personas delgadas también corren el riesgo de desarrollar diabetes.

El estudio se basó en los datos de alrededor de 200,000 personas en el Reino Unido y Europa.

Además de la relación entre la distribución de la grasa corporal y la resistencia a la insulina, los investigadores también encontraron variaciones en 53 áreas genéticas que aumentan el riesgo de la resistencia a la insulina, lo que conduce a la diabetes tipo 2.

Anteriormente, sólo 10 áreas genéticas habían sido implicadas. Cuanto mayor es el número de estas variaciones, mayor es el riesgo.

Leer más sobre: Se encuentran más de 100 puntos de acceso genético asociados a la diabetes.

Aunque el estudio encontró vínculos entre estas áreas genéticas y la distribución de la grasa, este tipo de estudio no puede probar causa y efecto. Pero puede ayudar a orientar las futuras estrategias de prevención y tratamiento, como los medicamentos diseñados para controlar la grasa.

Mientras tanto, todavía se puede reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en la toma de decisiones de estilo de vida, como comer una dieta sana y equilibrada, dejar de fumar, reducir la cantidad de alcohol que bebe, y hacer ejercicio regularmente.

Leer más sobre: La alimentación y el riesgo de desarrollar diabetes.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cambridge, del Instituto Wellcome Trust Sanger, la Universidad de Oxford, la Universidad de Exeter, de la Universidad de Ginebra, la Universidad de California, y el Instituto Nacional del corazón, pulmón y sangre en los EE.UU.

Este fue un meta-análisis de los estudios que investigan la influencia de las variantes genéticas en las características de insulina y la grasa.

La investigación tuvo como objetivo examinar la variación de genes asociados con los patrones en los depósitos de grasa y la resistencia a la insulina.

Leer más sobre: La resistencia a la insulina.

El meta-análisis proporcionan una forma útil de resumir varios estudios relativos a los mismos resultados, en este caso la resistencia a la insulina y el almacenamiento de grasa. Sin embargo, este tipo de estudio es sólo tan bueno como los estudios individuales incluidos, y los puntos débiles de estos estudios serán puestos en análisis.

Los estudios incluidos fueron estudios de cohortes basados en la población, en su mayoría del Reino Unido y Europa.

Las cohortes de los estudios son una forma práctica de ver una relación entre dos factores, pero no pueden probar que uno (genética) es causa de otro (resistencia a la insulina y la ubicación de los depósitos de grasa).

Leer más sobre: La detección de cuatro fenotipos principales podría predecir el riesgo de prediabetes.

Los investigadores tomaron 188,577 individuos de cinco estudios de población que analizó la composición genética de estos individuos para identificar variaciones en los genes asociados con la resistencia a la insulina.

Entonces, observaron cómo las variaciones genéticas juegan un papel en las enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Este es un término general que se utiliza para referirse a las enfermedades relacionadas con los problemas subyacentes del metabolismo y el flujo de sangre, como la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.

Leer más sobre: Listado de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos a las que las personas con diabetes deben prestar atención.

Los investigadores analizaron los rasgos cardio-metabólicos y los resultados en las personas. Los niveles de grasa en ciertas áreas del cuerpo en los que se consideraron es el riesgo genético más alto para la enfermedad cardio-metabólica, incluyendo la diabetes tipo 2, se compararon con los de menor riesgo.

Se utilizó la masa grasa en las piernas como un indicador de la grasa periférica, que no se encuentra en las zonas centrales.

La predisposición genética a la resistencia a la insulina, a través de las 53 áreas genéticas, produce un mayor riesgo de diabetes, en comparación con los niveles más bajos de grasa debajo de la piel.

Leer más sobre: Anormalidad del colesterol y la diabetes.

En cuanto a las personas con y sin diabetes tipo 2, las 53 variantes genéticas se asociaron con un aumento del riesgo del 12% de la diabetes tipo 2 (95% intervalo de confianza [IC] 1,11 a 1,14).

No se encontraron diferencias entre los sexos o en todo el cuerpo categorías de índice de masa.

Las personas con un mayor número de las 53 variantes genéticas eran más propensas a tener una menor proporción de grasa en sus piernas y una mayor circunferencia de la cintura.

los investigadores concluyeron que sus hallazgos «implican un efecto primario sobre adiposo deterioro de la función [grasa] y un efecto secundario sobre la resistencia a la insulina».

Asimismo, añadió que sus hallazgos «apoyan la idea de que la capacidad limitada de tejido adiposo periférico es almacenar la energía excedente, por lo que está implicada en la resistencia a la insulina humana y las enfermedades cardio-metabólicos en la población general».

Leer más sobre: La pérdida de peso y la diabetes.

La insulina es una hormona en el cuerpo que ayuda a niveles de azúcar en la sangre bajo control.

Cuando la resistencia a la insulina se produce, los niveles de azúcar en la sangre y los lípidos se elevan, lo que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes y padecer enfermedades del corazón.

Este estudio muestra que 53 variantes genéticas separadas se asociaron con resistencia a la insulina, apuntalado por una asociación con los niveles más bajos de grasa en regiones periféricas, sobre todo en la mitad inferior del cuerpo, pero, por el contrario, posiblemente más altos niveles de grasa en el hígado y el páncreas.

Leer más sobre: Un reciente estudio sobre la diabetes estima que cortar los nervios que unen los riñones al hígado mejora la resistencia a la insulina.

Aunque el estudio tiene sus puntos fuertes, tales como el uso de un número muy grande de personas, y demostró una relación entre las variantes y la resistencia a la insulina, había limitaciones. Los datos fueron compilados a partir de un número de diferentes estudios, que puede tener cada uno sus propias limitaciones.

La mayoría eran estudios prospectivos de cohortes, que, al tiempo que ayuda a mostrar una asociación, no pueden probar que estas variaciones genéticas causan resistencia a la insulina. Puede haber una amplia gama de otros factores que afectan el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2, tales como factores de estilo de vida, incluyendo comer poco saludable y no ser activo.

Leer más sobre: Dietas para evitar la diabetes.

 

 


– – – Otros artículos que podrían interesarle – – –

Prevención de la Diabetes – La dieta y ejercicios para evitar la diabetes

Relación entre el deporte y los niveles de azúcar en la sangre

La diabetes y el chocolate

Leer Previo

Los pacientes diabéticos con tres principales factores de riesgo experimentan fuerte reducción de la función renal saludable

Leer Siguiente

«Los diabéticos deben llevar un estilo de vida activo»

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Prohibido copiar nuestro contenido! Todos Los Derechos Reservados