Cómo la diabetes llegó a ser la causa de muerte número uno en México

«Nunca me he acostumbrado a esta enfermedad«, dice. Maciel trabaja un puesto en el mercado de la Lagunilla en el centro de la Ciudad de México.

La diabetes ha llegado a dominar la vida de Maciel y se cobró la vida de su madre. Él tiene que tomar pastillas e inyecciones cada día para mantenerla bajo control.

Y a causa de la enfermedad se supone que comer una dieta rica en vegetales que él ve como un inconveniente. «¡Imagine que no es capaz de comer unos tacos de carnitas!» dice con indignación.

Sus médicos le han dicho que debe dejar de comer la comida que está a la venta en todo el mercado, los tacos, tamales, quesadillas, y tortas. Sus ojos se iluminan cuando habla de los taquitos de cerdo asado a fuego lento y barbacoa de carne que se supone que debe evitar.

«Una persona que tiene que trabajar 8 o 10 horas y tiene que comer lo que está en la mano, lo que está disponible«, dice. «Es difícil seguir una dieta para diabéticos. La verdad es que es muy difícil«.

La diabetes es la causa principal de muerte en México, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. La enfermedad cobra casi 80,000 vidas cada año, y los pronósticos indican que se espera que el problema de salud empeore en las próximas décadas.

Las tasas crecientes de obesidad combinada con una predisposición genética a la diabetes tipo 2 ha causado un aumento lento y constante en México en los últimos 40 años. Ahora más o menos el 14 por ciento de los adultos en este país de 120 millones están viviendo con lo que puede ser una condición de salud devastadora e incluso mortal.

La diabetes conlleva una carga creciente en los hospitales y clínicas de la nación. El aumento de la diabetes amenaza la estabilidad del sistema de salud pública de México, de acuerdo con nuevos informes.

Para muchas personas con diabetes en México, al igual que Maciel, el manejo de la enfermedad es un desafío constante y significativo.

«Me dicen que tengo alrededor del 50 por ciento bajo control«, dice, a pesar de que le fue diagnosticado hace dos décadas. «Me tomo mi medicina. Inyecto mi insulina dos veces al día, por la mañana y la noche. Trato de comer una dieta adecuada tanto como pueda«.

A veces dice que no puede pagar sus medicamentos. Y trata día a día de reducir la cantidad de azúcar, sal y grasa en su dieta, ya que sus médicos le dicen que debería hacerlo, es más fácil decirlo que hacerlo.

La diabetes tipo 2 a menudo se considera una enfermedad de estilo de vida, porque son mucho más propensos a desarrollarla las personas que tienen sobrepeso. México ha visto un rápido aumento de la obesidad, el número de personas valoradas con el sobrepeso y la obesidad se triplicó en los últimos cuatro decenios.

El problema de la obesidad es, en parte, un efecto secundario del progreso económico de México. A medida que los salarios han aumentado, la ingesta diaria promedio de calorías se ha disparado.

En 2012 México era el más importante consumidor per cápita de refrescos en el mundo, con un alto consumo de 176 litros por persona por año, de acuerdo con el gobierno mexicano.

Eso es cerca de 500 latas de refresco por cada hombre, mujer y niño. (México ha sido recientemente superado por Argentina, los EE.UU. y Chile.) La Coca-Cola es prácticamente la bebida nacional en México. La diabetes tipo 2 se ha disparado conforme el consumo de refrescos ha aumentado.

«A mediados de la década de 1970 y especialmente después de los años 80, la prevalencia de la diabetes explotó«, dice el Dr. Carlos Aguilar Salinas, el vice jefe del departamento de endocrino en el Instituto Nacional de México de Ciencias Médicas y Nutrición en la Ciudad de México.

«La diabetes es ahora uno de los mayores problemas en el sistema de salud en México«, dice. “Es la primera causa de muerte. Es la primera causa de discapacidad. Es la primera causa de jubilación anticipada. Es el principal coste para el sistema sanitario«.

El coste de la diabetes es de mil millones de dólares del sistema de salud mexicano cada año.

La enfermedad puede conducir a problemas oculares graves, como ceguera, daño a los nervios que requiere amputaciones e insuficiencia renal, entre otras cuestiones.

El sistema de Salud Pública de México intenta gestionar el gran número de personas con diabetes, tratando de alentar a las personas de controlar sus niveles de azúcar en la sangre, alterar su dieta y hacer más ejercicio.

Pero la diabetes es típicamente una condición de por vida, una vez que alguien es diagnosticado, el único objetivo es conseguir que la enfermedad esté bajo control y evitar que empeore.

A la vuelta de la esquina de donde Mario Alberto Marciel Tinajero tiene su tienda de ropa, la doctora Rosa Estrella Calvillo Gomez dirige una clínica médica de una habitación en el mercado de Lagunilla.

La clínica fue creada por el gobierno local. La gente puede ir por cualquier tipo de problema de salud. Pero Calvillo dice que más o menos la mitad de sus pacientes van por complicaciones con la diabetes.

Calvillo comenta: «Se trata de controlar múltiples problemas de salud a la vez y la mayoría de los pacientes con diabetes no tienen la enfermedad bajo control”.

«El problema que tengo aquí en primer lugar, es la negación y en segundo lugar, el costo de la medicación«. Los pacientes no quieren aceptar que tienen una enfermedad para la que no existe cura.

Además, la diabetes no es una condición fácil de manejar. El sistema de salud público trata las complicaciones graves como daño a los nervios o la ceguera, o diálisis y el trasplante renal no está disponible. Para la gestión diaria de la diabetes, los pacientes están en gran parte por su propia cuenta.

«Conseguir un excelente control de la diabetes cuesta mucho dinero«, dice, «Cuesta tanto como el alquiler de un apartamento«.

Mario Alberto Maciel Tinajero es uno de los pacientes de la doctora. Dice que hacer frente a la enfermedad es una verdadera lucha, y muchas personas con diabetes están desesperadas.

«Lo más peligroso para los diabéticos es caer en manos de charlatanes, estafadores que ofrecen productos milagro«, dice Maciel.

Como la diabetes tuvo su efecto final sobre su madre, vio como ella gastó miles de pesos en remedios inútiles, piensa posiblemente incluso tóxicos, hierbas e inyecciones. Después de que sus dos pies habían sido amputados y los médicos sólo le ofrecían los cuidados paliativos, los vendedores fueron a ofrecer inyecciones «mágicas», alegando que le darían un alivio.

Por lo que reconoce la importancia de tener ayuda médica profesional.

 

 

 


– – – Otros artículos que podrían interesarle – – –

La diabetes se convirtió en la principal causa de muerte en México

El 40% de los profesionistas en México sufren de hipertensión o de diabetes

Adolescentes que duermen poco son más susceptibles a la diabetes tipo 2

Leer Previo

El estudio de un nuevo fármaco muestra la capacidad de revertir completamente la diabetes en ratones

Leer Siguiente

¿Qué tan fuerte es su agarre? Su fuerza podría determinar su riesgo de desarrollar diabetes

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Prohibido copiar nuestro contenido! Todos Los Derechos Reservados