No se olvide de sus pies

Cuando se trata de vivir con diabetes, algunas de las cosas comunes de las que los médicos hablan, son la importancia de mantener una buena dieta, hacer ejercicio regularmente y tomar todo el medicamento correcto.

Pero hay una cosa que mucha gente pasa por alto: el cuidado adecuado de los pies.

Es esencial el cuidado de los pies para prevenir las úlceras del pie diabético, o complicaciones graves que pueden dar lugar a la amputación si no se trata adecuadamente.

Puede empezar inocentemente, por lo general como un simple corte, rascándose o una ampolla en el pie. Pero debido a que los pacientes diabéticos a menudo experimentan una condición llamada neuropatía periférica, que insensibiliza a las extremidades, estas heridas leves pueden pasar desapercibidas.

La mala circulación sanguínea, otra complicación común de la diabetes, provoca que estás heridas se vuelvan de difícil curación, y no sanan tan rápido como deberían. En algunos casos, esto conduce a la infección y requiere la amputación de un dedo del pie, el pie o la pierna.

No se exagera cuando se dice que, el cuidado adecuado de los pies puede salvar su vida.

Estudios recientes muestran que hasta un 10 por ciento de las personas que viven con diabetes experimentará un problema en sus pies en algún momento de su vida. Y aproximadamente el 15 por ciento de los pacientes con el tiempo acabar necesitando una amputación.

Afortunadamente, las úlceras del pie diabético son evitables. Los nuevos avances en la tecnología de la cicatrización de heridas, así como una mayor conciencia de los pacientes sobre los peligros de úlceras del pie diabético, han tenido éxito en muchos casos. No obstante, los pacientes todavía tienen que ser participantes activos en el proceso de prevención.

Lo recomendable es que los pacientes que se conviertan en inspectores del pie incansables.

Tómese unos minutos cada día para comprobar sus pies; para detectar cortes, ampollas o hinchazón. También debe mantener los pies limpios, lavando regularmente con agua tibia y jabón y secando cuidadosamente muy bien. Lo más importante, nunca ande descalzo, incluso dentro de la casa.

Usted siempre debe usar medias gruesas y confortables y asegúrese de que tiene zapatos apropiados que no le raspen, tallen o causen ampollas.

Incluso con el cuidado adecuado, las úlceras del pie diabético todavía pueden ocurrir.

Si usted es diabético y desarrolla una herida abierta o un raspón severo, es importante buscar tratamiento rápidamente con un especialista en el cuidado de heridas diabéticas entrenado.

De esa manera, la herida puede ser tratada en sus primeras etapas, de manera que la herida tiene un ambiente óptimo para sanar por sí sola.

Si una herida no se cura después de varias semanas de métodos de curación convencionales, un médico puede aplicar un producto avanzado, aprobado por la FDA para la cicatrización de la herida.

Estas terapias están hechas de células vivas y están especialmente diseñados para facilitar la nueva producción de la piel. Han sido clínicamente probadas para estimular la curación y actuar como una última línea de defensa contra la amputación.

Vivir con diabetes es un reto diario, pero sólo toma pequeños pasos para entrar en la rutina del cuidado de los pies. Así que este mes de abril, no se olvide de sus pies. Por entrar en una rutina de cuidado de los pies, puede mantenerse un paso por delante de úlceras del pie diabético y evitar el riesgo de amputación.

 

 

 


– – – Otros artículos que podrían interesarle – – –

2/3 de los médicos ignoran las complicaciones en los pies derivadas de la diabetes

Cómo cuidar de su piel si usted es diabético

¿Qué es el pie diabético y cómo se puede detectar?

Leer Previo

8 maneras en que los médicos pueden ayudar a los pacientes a cumplir con su tratamiento

Leer Siguiente

Receta de deditos de pescado

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Prohibido copiar nuestro contenido! Todos Los Derechos Reservados