Una señal temprana de la diabetes tipo 1

El trabajo podría avanzar en los esfuerzos de prevención y podría ayudar a explicar la génesis de la enfermedad autoinmune.

La diabetes tipo 1 es cuando el cuerpo destruye las células productoras de insulina en el páncreas.

Para cuando se les diagnostica a las personas, muchos de estos pacientes ya han perdido la gran mayoría de sus células beta. Por lo que es un sueño para los investigadores de la diabetes es tratar a los niños antes, cuando se dirigen por el camino de la diabetes, pero todavía no están allí.

Hace aproximadamente 3 décadas, los científicos descubrieron una colección de señales: anticuerpos dirigidos a ciertas proteínas en el cuerpo, incluyendo la insulina.

Leer más sobre: Pacientes neuropáticos con diabetes tipo 1 tienen más riesgo de depresión.

Al estudiar a los niños con diabetes tipo 1 con mayor intensidad, se enteraron de que los que tienen dos o más tipos diferentes de estos anticuerpos eventualmente desarrollarán diabetes. Desde entonces, muchos ensayos clínicos se han centrado en tratar de retrasar la aparición de enfermedades en estos individuos.

¿Pero, qué sucede antes de que surjan estos anticuerpos?

Ezio Bonifacio, un biólogo de la Universidad Técnica de Dresde, en Alemania, tenía los medios para hacer frente a esta cuestión.

Él y sus colegas habían observado a niños desde su nacimiento, cuya genética y los antecedentes familiares podían ponerlos en mayor riesgo. A partir de 2000, los investigadores comenzaron a recoger y almacenar las células sanguíneas a partir de un subconjunto de estos niños.

Recientemente, la tecnología ha avanzado hasta el punto de que los científicos pueden analizar las células individuales en esas muestras.

«Decidimos que era hora de empezar a ver si había algo que sucede a nivel de las células T«, dice Bonifacio. “Comúnmente conocido como los centinelas de nuestro sistema inmune, las células T son los villanos de la diabetes. Que por alguna razón se vuelven malvadas, lo que conduce el ataque a las células productoras de insulina en el páncreas”.

Leer más sobre: Nuevo ensayo clínico promete hacer a los pacientes diabéticos insulino-independientes.

Bonifacio y sus colegas realizaron un análisis sofisticado de las células T de 12 bebés que no desarrollaron anticuerpos tarde, lo que sugiere que eran en los bebés claros y 16 que lo hicieron.

El sondeo de las células T en el laboratorio, vieron que las células de los niños que continuaron por el camino hacia la diabetes tipo 1 no eran normales. Esencialmente, cuando las células T fueron expuestas a un antígeno, que en este caso podría desencadenar una respuesta contra las células productoras de insulina, algunas de esas células T fueron activadas.

Este es un débil eco de lo que sucede dentro del cuerpo de una persona al desarrollar diabetes: Sus células T son activadas contra las células en el páncreas tanto como lo son contra un invasor extranjero, como un virus.

«Estas células T de alguna manera ya han aprendido a llegar a la mitad» para convertirse en células autor reactivas”, dice Bonifacio, cuyo equipo reporta sus hallazgos en la revista Science Translational Medicine.

Leer más sobre: Diabetes: ¿Puede decir la diferencia entre el tipo 1 y tipo 2?

Bonifacio advierte que los resultados son todavía preliminares. Por un lado, las muestras como éstas desde la infancia son poco frecuentes, y por lo tanto el número de niños cuyas células T fueron estudiadas es modesto.

Por otra parte, aunque el comportamiento inusual de células T era totalmente ausente en los niños que no recibieron anticuerpos más adelante, fue grabado en sólo aproximadamente la mitad de lo que se hizo.

«El valor de este trabajo es que hay cosas que se pueden medir incluso antes de que los anticuerpos ataquen«, está de acuerdo Gerald Nepom, director de la Red de Tolerancia Inmune y ex director del Instituto de Investigación Benaroya en Seattle, Washington.

Un misterio central es lo que está causando los cambios en estas células tan temprano en la vida.

Leer más sobre: No se demuestran beneficio a largo plazo en el tratamiento de la diabetes tipo 1 con metformina.

Bonifacio y otros han mirado de forma exhaustiva para lograr reconocer los conductores ambientales de la diabetes tipo 1; aunque ha habido indicios de diversas influencias, como ciertas infecciones.

Así como expertos en diabetes tienen sus ojos en la prevención. Bonifacio es co-líder de un estudio denominado Pre-PUNTO-Temprano, que ofrece la insulina oral a niños de entre 6 meses y 2 años de edad; Se espera que los resultados en algún momento del próximo año.

Herold espera reportar datos en un futuro próximo en un estudio de un anticuerpo llamado anti-CD3; se ha probado en pacientes recién diagnosticados y ahora está tratando como un preventivo.

 

 

 


– – – Otros artículos que podrían interesarle – – –

Terapia experimental podría retrasar la diabetes tipo 1

Un enterovirus muestra estar estrechamente ligado al desarrollo de la diabetes tipo 1

Leer Previo

¿Por qué la diabetes entra en remisión días después de la cirugía bariátrica?

Leer Siguiente

La retinopatía diabética: Actualización de las directrices reflejan mejoras en la exploración y tratamiento

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Prohibido copiar nuestro contenido! Todos Los Derechos Reservados